En una fábrica actual, generar datos, números y valores sin sentido es la mar de sencillo. Se pueden sacar mil y un datos, ¿Y qué son?

La información es ponerle a ese dato un apellido, una medida que nos haga identificar qué son los datos y de donde viene. 40 segundos de tiempo de ciclo.

¿Y el conocimiento? Es otro nivel, el siguiente, el que de verdad aporta valor y es importante dentro de una fábrica, empresa o sociedad.

El conocimiento es coger esa información, los 40 segundos de tiempo de ciclo y analizarlos, aplicarle unas reglas o normas, valores tipo, estadísticas históricas o interpretaciones para sacar una conclusiónEstamos fabricando a 5 segundos del tiempo de ciclo ideal y dos segundos mejor que la semana pasada a esta hora.

El conocimiento es lo que sirve para responder a ¿Qué ocurre? ¿Qué pasa? ¿Por qué pasa? ¿Y eso es bueno?, en definitiva, lo que aporta valor al proceso de fabricación.

La información por sí sola no es capaz de dar valor al producto, porque no nos interpreta el dato y su significado en el proceso, el conocimiento sí.

Generar valor a un producto es dotarlo de ventajas, de mejoras y en definitiva de conocimientos que hagan que sea diferenciado y líder en su sector, y de esto es de lo que se habla en el post de “Competitividad en el siglo XXI y la Industria 4.0”.