Agricultura 4.0: Qué es y retos

Según datos oficiales, la población mundial se acercará a los 10.000 millones de personas en el año 2050. Una situación que supone un desafío en lo referente a la industria agroalimentaria y donde las políticas de desarrollo sostenible juegan un papel fundamental.

Por eso hoy en MESbook queremos hablarte sobre qué es la agricultura 4.0 y sus retos. Si quieres conocer todo lo que supone, así como los retos más importantes a los que se enfrenta el sector en las próximas décadas, sigue leyendo y te lo contamos. No te lo pierdas, pero antes te recomendamos conocer nuestro post sobre la industria 4.0

Índice

¿En qué consiste la agricultura 4.0?

La agricultura 4.0 se focaliza en aumentar la rentabilidad a través de la digitalización y la trazabilidad. Este salto en materia industrial en el sector está siendo todo un cambio respecto a la fase anterior, ya que introduce soluciones inteligentes que logran optimizar la producción y la eficiencia con mayor precisión.

Sus características principales serían las siguientes:
● Incorporación de tecnologías avanzadas como sistemas ciberfísicos, IoT, blockchain, Big Data o IA.
● Automatización de tareas a través de software, drones o robots.
● Mejora de los cultivos y reducción de costes.
● Alineación con los parámetros de desarrollo sostenible marcados por la ONU.

El ámbito agroalimentario está renovando de forma progresiva sus métodos tradicionales con la aplicación de tecnologías avanzadas como el Internet de las Cosas (IoT), la inteligencia artificial o el análisis de datos en tiempo real, tanto en el campo, como en la transformación y manipulado posterior para el envasado del producto en el almacén.

Todas esas tecnologías tienen un punto en común, que no es otro que el de la disponibilidad de información que permita optimizar los procesos industriales. La utilización de sistemas MES, como el nuestro, se antoja clave para integrar todas estas aplicaciones, tomar decisiones y mejorar los procesos.

Principales retos de los próximos años

A pesar de que se trata de una solución a priori clave para acometer el difícil desafío del abastecimiento de una población que vive un crecimiento exponencial, tendrá que hacer frente a otros desafíos de notable dificultad.

Estos son algunos:

  1. Seguridad alimentaria: garantizar que los productos sean seguros y tengan la calidad esperada para, por un lado, garantizar la salud del consumidor y, por otro, reforzar a la marca productora.

  2. Eficiencia operativa: ser capaces de optimizar los procesos de producción y distribución, con el objetivo de reducir costes, desperdicios y, por ende, aumentar la rentabilidad.

  3. Trazabilidad: cada vez se hace más necesario obtener información detallada de cada etapa de producción y distribución, para poder corregir cualquier problema en la cadena.

  4. Regulaciones: otro reto vital es el de cumplir con toda la normativa relativa a la seguridad alimentaria, etiquetado, medio ambiente o condiciones laborales, tanto a nivel local como internacional.

  5. Sostenibilidad: ya es toda una obligación poner el foco en la eficiencia energética, en la reducción del uso de recursos naturales y la aplicación de políticas destinadas a la sostenibilidad.

  6. Adaptación al mercado: cada vez es más patente la necesidad de adaptarse a los cambios del mercado o a las tendencias del consumidor, para poder ser competitivo.

  7. Gestión de la cadena de suministro: por último, es necesario controlar de forma eficiente la producción, distribución y almacenamiento de materias primas y productos acabados.


Sin embargo, el pensamiento al respecto de la superación de estos hitos es positivo. Gracias a soluciones como la de MESbook, no sólo se consigue impactar positivamente en la eficiencia de estos procesos, sino que también ayuda a cumplir con las regulaciones y dar visibilidad a todos los actores a bajo coste indirecto debido a la automatización de las tareas que no aportan valor en la captación de datos a través de este tipo de herramientas, cada vez más global y accesible.

agricultura 4.0

¿Cuáles son las aplicaciones de la agricultura 4.0?

La agricultura 4.0 no solo introduce tecnologías avanzadas en el sector, sino que también proporciona una serie de aplicaciones prácticas que benefician directamente a los agricultores, mejoran la eficiencia de los procesos y contribuyen a la sostenibilidad ambiental. Algunas de las aplicaciones que ya se están utilizando son:

  1. Monitorización y gestión de cultivos en tiempo real: utilizando sensores IoT, cámaras y drones, los agricultores pueden obtener datos precisos sobre el estado de sus cultivos, incluyendo humedad, temperatura, y salud vegetal. Esta información permite ajustar las prácticas de riego y fertilización para maximizar la eficiencia y reducir el desperdicio.
  2. Automatización de la maquinaria agrícola: tractores y otros vehículos agrícolas pueden ser automatizados para realizar labores de siembra, fumigación y cosecha, lo que reduce la necesidad de intervención humana y mejora la precisión de estas tareas.
  3. Optimización de la cadena de suministro: con tecnologías como el blockchain, la agricultura 4.0 puede mejorar la trazabilidad y la transparencia de la cadena de suministro, desde el campo hasta el consumidor. Esto no solo ayuda a asegurar la calidad y seguridad de los alimentos, sino que también permite a los agricultores obtener un mejor precio por sus productos.
  4. Optimización de la operativa en los almacenes agroalimentarios, garantizando la calidad y seguridad alimentaria: con tecnologías MES integradas con soluciones de visión artificial para controlar el mapa de mermas y minimizar el deperdicio desde Volcado hasta Envasado y obtener un tablero de marcha para equilibrar las líneas manuales y así optimizar la mano de obra en cada envasado. Clave la digitalización del sistema de calidad y trazabilidad para actuar en tiempo real ante las No conformidades antes de que lleguen al cliente final o investigar incidencias repetitivas para actuar en su causa raíz.
  5. Análisis predictivo para la toma de decisiones: a través de algoritmos de inteligencia artificial y machine learning, los agricultores pueden prever problemas potenciales antes de que afecten a los cultivos, como brotes de enfermedades o infestaciones de plagas, y tomar medidas preventivas.
  6. Gestión sostenible de recursos: y por último, la tecnología de la agricultura 4.0 facilita prácticas más sostenibles, como la agricultura de precisión, que minimiza el uso de agua, energía y productos químicos, reduciendo así el impacto ambiental y aumentando la sostenibilidad general de la agricultura, también optimizando la merma en el envasado de los productos
 

Estas acciones de la agricultura 4.0 no solo aumentan la productividad y rentabilidad de las granjas, sino que también ayudan a enfrentar desafíos globales, incluyendo el desarrollo económico de las zonas de aplicación o el incremento de la calidad de vida.

Si tú también quieres dar un salto en tus procesos de trabajo, te invitamos a que hables con nosotros. Estaremos encantados de explicarte todo lo que MESbook puede hacer por ti.

Conchín Albert

Sales Manager en MESbook

Concepción Albert

Deja un comentario

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website.